Las agendas forman parte del día a día de muchas de nosotras, tanto si necesitas organizarte por trabajo como si lo haces también en tu vida personal. El objetivo principal de una buena organización es gestionar tu tiempo de una manera eficaz para dedicarlo a las cosas importantes de tu vida. Por eso, la agenda que he creado para 2018, y que está a la venta en cinco modelos diferentes, es sobre todo práctica y funcional. Cuando me senté frente al ordenador para diseñarla, mi meta era primar la organización por encima de las “boniteces”. A lo largo de mi vida he tenido agendas de todo tipo, y con los años me he dado cuenta de que perdía mucho tiempo en poner pegatinas, decorarla con rotuladores de colores y recrearme en los dibujos y frases que la acompañaban. Así que decidí que la agenda de Color Amapola sería adulta y funcional, bonita por fuera y práctica por dentro, que la luzcas orgullosa y te facilite el día a día.

En este post quiero explicarte con detalle cada apartado y darte consejos sobre cómo puedes utilizarlos para sacarle el máximo provecho a tu agenda 😉

En las primeras páginas de la agenda encontrarás un calendario anual de 2018 y otro de 2019, para que visualices todo el año de un solo vistazo. Puedes marcar aquellas fechas importantes, cumpleaños y aniversarios, subrayar los días que va a durar esa escapada que tanto estás esperando, ese curso que tienes ganas de hacer… Crea claves de diferentes colores para saber a qué se refiere cada anotación y no hacerte un lío con las fechas.

Aquí puedes desarrollar esas marcas que has hecho en el calendario anual, ya que tienes un espacio para escribir cada día del mes. No se trata de que los rellenes todos, te aconsejo que solo anotes aquellas cosas importantes o que deban cumplirse en una fecha en concreto. De esta manera, tendrás una visión más clara de aquello que debes hacer durante el mes. Puedes rellenar este apartado el primer día de cada mes con aquellas fechas que ya tengas claras, e ir añadiendo a medida que te surjan nuevos compromisos. Así te aseguras de que unas tareas no se solapen con otras y que puedes llegar a todo.

Esta es la parte más importante de tu agenda y a la que debes prestar mayor atención. Para mí es como un ritual, el domingo por la tarde o el lunes a primera hora, apunto todo lo que sé de antemano que debo hacer durante la semana. Obviamente, siempre surgen imprevistos, así que al final del día dedico un ratito a repasarlo y ver si debo hacer cambios o añadir algo nuevo. Cada día de la semana está dividido en horas, por lo que puedes organizarte en función lo que tardes en realizar una tarea. Así eres más consciente de tu tiempo y de cómo lo administras. Además, tienes un espacio para anotar otras cosas que debes realizar pero que no tienen un día concreto para hacerlo, con lo que puedes llevarlas a cabo cuando tengas huecos libres.

Y en las últimas páginas de tu agenda tienes un espacio para listas y para notas. Las listas me parecen de gran utilidad, yo las uso para anotar cosas que tengo pendientes pero que no tienen un plazo fijo, por lo que las voy incluyendo en mi planificador semanal cuando es necesario que se lleven a cabo. Sabiendo que están anotadas, me aseguro de que no las olvidaré y no están ocupando espacio en mi mente. ¿Sabes qué es también muy útil? Dividir la lista en dos columnas, una para las cosas más urgentes y otra para aquello que puede esperar. Así priorizas el reparto de las tareas.

Por último, en las páginas de notas puedes apuntar todo aquello que necesite cierto desarrollo, como ideas que tengas a lo largo del día, información útil que hayas encontrado en internet, direcciones de sitios que quieres visitar, la planificación de un viaje… ¡Te aseguro que dan para mucho!

Seguramente tú tengas tus propias rutinas de organización, los trucos que a ti te funcionan, o tener unas necesidades diferentes. Esto que te he contado son solo algunas ideas de lo que puedes llegar a hacer para organizar tu tiempo. La idea que quiero transmitirte es esta: adapta tu agenda a tu vida y empieza a ser más productiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *